Persianas mecánicas

Además de especializarse en sistemas de seguridad, los cerrajeros también se dedican a mejorar la calidad de vida de las personas, colocando por ejemplo persianas mecánicas protectoras, ya que su comodidad y beneficio hacen que sobresalgan frente a las manuales.

El cambio de persianas manuales por unas persianas mecánicas comenzó a realizarse cuando se descubrió que gracias a un sencillo mecanimo se podía llevar a cabo el trabajo de subir y bajar la persiana sin sobreesfuerzo.

Un cerrajero dispone de la experiencia, las herramientas y el conocimiento necesario para realizar este cambio de la manera que mejor le venga a sus clientes, independientemente de las dimensiones que tenga la puerta y de donde esté localizada. Además resulta más difícil manipularla sin el acceso al control automático.

En el momento en que se realiza un cambio de persiana manual a automática, se recomienda no subirla manualmente ya que lo único que se consigue es que tanto los engranajes como el motor se estropeen e incluso que se acaben rompiendo.

Como es normal, el mantenimiento de este tipo de persianas es más riguroso que el de una persiana manual debido a su motor, para evitar futuras averías y que funcione de manera correcta durante el mayor tiempo posible. En cualquier caso la decisión de llevar a cabo este cambio, es una de las solicitudes más demandadas por los clientes.

Mirillas, la última tecnología

Dependiendo de la seguridad de cada cliente, los cerrajeros profesionales pueden ofrecen una enorme variedad de servicios o productos para mejorar el sistema de seguridad que tenga o incluso para la instalación de nuevos. Y es que la gran parte de los robos en los domicilios suceden por falta de protección en los mismos.

La puerta principal de un piso o de una casa es el punto de acceso principal que tiene que ser protegida para evitar que personas ajenas al mismo entren en él cuando no haya nadie en casa. Aunque no se puede proteger al 100% ningún lugar, se puede mejorar la seguridad con una puerta difícil de abrir y prácticamente infranqueable. Para ello es fundamental saber quien se encuentra al otro lado de la puerta y para ello la mirilla es el sistema más valioso que tenemos, aunque no se usa de la manera que se debiera.

La mirilla común que se instala en un domicilio ofrece una visión borrosa y limitada por lo que se recomienda la instalación de una más moderna que tenga una visualización más extensa.

Se recomienda ir mejorando los sistemas de seguridad de la vivienda aunque parezca que son suficientes,  y es que aunque lo fueran hace unos años, no quiere decir que hoy sigan siéndolos y puede suponer un problema a la larga más que una protección para todos los que viven en el interior de la casa.

Mantenimiento preventivo de nuestra cerrajería

Llevando a cabo de manera periódica revisiones en nuestras cerraduras y puertas, se pueden prevenir posibles fallos en las mismas que mermen nuestra seguridad. Y es que un cerramiento tiene que ser atendido ante un mínimo desperfecto, solicitando los servicios de un cerrajero experto en aperturas de puertas de madera, de seguridad, de garaje, abatibles, etc.

Un servicio integral de acondicionamiento y limpieza de los elementos que se encuentran en toda la estructura de la puerta, ayuda a mantener prácticamente nuevas las bisagras, los pernos, los sistemas de seguridad y el resto de componentes de las puertas.

Asegurándose que todos los elementos de cierre están actualizados y son de buena calidad, se mejora la función de las puertas y de las cerraduras, evitándose inconvenientes mayores que pueden resultan muy costoso, siempre que se localiza rápidamente la avería y se resuelva con habilidad. También deben repararse a tiempo las cajas de seguridad, los amaestramientos, los cierres comerciales, las llaves, los motores, los duplicados y cualquier otra clase de abertura que necesite medidas de prevención.

Para que una instalación sea correcta tiene que contar con un mantenimiento de calidad y con la atención de un experto cerrajero que va a proporcionar los servicios integrales que tanto los particulares, como las industrias, necesitan. Llevándose a cabo un mantenimiento oportuno y un control periódico, se le otorga a la puerta o al sistema de cierre, una gran mejoría en su funcionamiento, aumentando su eficacia en el caso de que la abertura tenga ya cierto desgaste debido a un mal uso o simplemente al paso del tiempo.

Contratando una atención técnica profesional se garantiza que permanezca en perfectas condiciones el cierre y se evitará el atasco de llaves o de una rotura cuando menos se espera. También se logra minimizar los costes que provocaría un cambio total de todos los elementos que componente un sistema de cerramiento.

En el caso de las comunidades una opción en el servicio de las misma puede ser la incorporación de un cerrajero de confianza. Y es que la prevención ayuda a que el mecanismo de seguridad funcione correctamente para evitar situaciones inesperadas, incluidos robos o atracos.